En Vivero Laurita damos atención a particulares y a personas dedicadas a diseñar jardines. Contamos con más de 25 años de servicio durante los que cada cliente que nos visita ha llevado a su hogar o negocio plantas de una excelente calidad.

En esta oportunidad te explicamos como tener cilantro y hierbas frescas en tu cocina todo el tiempo. Es muy fácil, pero debes tener mucha paciencia al principio.

Cuando compres cilantro, perejil, yerbabuena, menta o albahaca frescas, separa 4 o 5 ramas fuertes, corta las raíces (en caso de tenerlas) o uno o dos centímetros del tallo, esto es para quitar la parte maltratada de tus ramas de hierbas.

A continuación, corta las hojas más bajas de las ramitas, dejando 3 o 4 hojas superiores que estén en buen estado (verdes, abiertas, sin señales de daño o plagas).

Ahora, con un cordón ata suavemente tus ramas de hierbas, dejando la base de los tallos a una misma altura.

Finalmente, colócalas en un recipiente con agua que apenas cubra alrededor de 2 centímetros los tallos, ponlas en una ventana con luz y cambiales el agua diariamente.

Después de algunas semanas (el cilantro tarda entre 2 y 4 semanas) comenzaras a ver pequeñas raíces desarrollándose desde el tallo. Cuando midan 1 o 2 centímetros es momento de trasplantarlas a una maceta con una mezcla de tierra negra, humus de lombriz y un poco de tezontle o fibra de coco para hacer la mezcla permeable y que el agua de riego no se estanque.

Con tu dedo realiza un hueco en la tierra de aproximadamente 5-10 centímetros, coloca el tallo con raíces de tus ramas dentro y cúbrelo con tierra apretándola un poco, riega inmediatamente y coloca tus plantas en un lugar con resolana o en la misma ventana para que crezcan.

De esta forma siempre tendrás hierbas frescas para cocinar.